El mejor polen y propóleo ecológico 100% español.

 

En la naturaleza muchos árboles y arbustos cubren con resinas protectoras sus partes más tiernas (que serían las yemas de las que saldrán nuevas ramas y flores) para evitar los ataques de microorganismos. Las abejas han aprendido a recolectar estas resinas y a darles el mismo uso en sus colmenas, y nosotros hemos aprendido a extraerla de ellas y, mezclada con cera de abejas, forman los propóleos de que los clientes utilizarán con inmenso beneficio para la salud.

Las abejas utilizan también los propóleos en el interior de la colmena para cubrir las celdas de las crías, protegiendo a su descendencia de los ataques de microorganismos; pero también los utilizan para cubrir materia orgánica que no se puede extraer de la colmena, impidiendo de esta forma su degradación gracias a su efecto antiséptico.

 Las inmensas propiedades del propoleo han sido descubiertas y aprovechadas por el hombre desde hace mucho tiempo ( ya los utilizaban los egipcios para el proceso de momificación ) y, actualmente,  los cosacos de montaña, entre los que se encuentran los habitantes más longevos de Europa, suelen desayunar una mezcla de miel, propoleo y mantequilla.

Generalmente, el propóleo se aplica principalmente para uso externo (tópico) debido a su alto contenido de flavonoides que posee efectos anestésicos, desinfectantes y antiinflamatorios.

Por eso se utiliza tradicionalmente para evitar o atenuar las afecciones  de garganta que padecen las personas sensibles, bien sea por su edad (niños y ancianos) o por el medio en el que desarrollan sus actividades habituales (ambientes refrigerados o con calefacciones secas, contacto con ambientes agresivos, fumadores activos o pasivos, etc.) o por el desarrollo de actividades profesionales agresivas con la garganta (profesores, conferenciantes, cantantes, etc.).