· 

La línea de inmunoestimulación para un sistema inmunologico fuerte...

 

Los expertos son claros en este sentido. No hay recetas ni suplementos mágicos que conviertan nuestro organismo en una especie de fortaleza inmune a las agresiones del COVID-19 u otros patógenos, pero sí factores que nos permiten estar en mejores posiciones en esta lucha.

 

Tener una dieta equilibrada, acompañada de un buen descanso, evitar el tabaco y alcohol y realizar actividad física alrededor de unos 30 minutos al día, son aspectos esenciales para poder afrontar esta batalla. 

 

Con estas premisas, debemos tener presente seis grupos de alimentos clave en nuestra cesta de la compra que refuerce nuestro sistema inmunológico, de modo que esté preparado ante agresores externos. Verduras y hortalizas; frutas, con especial atención a los cítricos por su alto contenido en vitamina C; legumbres, cereales y frutos secos, por su importante aporte de grasas buenas; y los alimentos ricos en proteínas, pescado, huevo y lácteos. Estos últimos indicados particularmente por su capacidad de fortalecer el aparato digestivo e intestinal.

 

Mantener un microbioma positivo

Partiendo pues de la base explicada al principio, que no existen evidencias científicas de que un alimento tenga un efecto concreto contra el COVID, sí está demostrado que un buen sistema inmune ayuda, de ahí que sea fundamental controlar esa lista de alimentos que resultan beneficiosos para nuestro organismo.

 

Investigaciones recientes han demostrado que el microbiana intestinal desempeña un papel esencial en la respuesta inmune del cuerpo a las infecciones. Además de ayudar en la defensa contra patógenos infecciosos como el coronavirus, un microbioma intestinal saludable también contribuye a prevenir reacciones inmunológicas potencialmente peligrosas, que dañan los pulmones y otros órganos vitales.

 

¿Y cómo podemos ayudarlo? El consumo de derivados lácteos como el yogur natural y otros ricos ricos en probióticos como quesos artesanales y el kéfir (leche fermentada) juegan un papel fundamental en este aporte nutricional. También se han visto efectos positivos para el microbioma con la ingesta del té kombucha, un té dulce fermentado a partir de un hongo llamado scoby. Todos ellos nos ayudarán a mantener esa flora intestinal en buenas condiciones de modo que estemos mejor preparados ante posibles agresiones externas.

 

El interés por la lactoferrina

Un nutriente que ha despertado especial interés en los últimos meses ha sido la lactoferrina, que se encuentra en la leche de mamíferos y se transfiere a través de una variedad de receptores dentro y entre las células, el suero, la bilis y el líquido cefalorraquídeo. Tiene importantes propiedades inmunológicas, y es antibacteriano y antiviral. Por ello, hay numerosos estudios que intentan demostrar que tiene capacidad para frenar la entrada del COVID en nuestro organismo. Sin embargo, por el momento no hay evidencias científicas de que esto sea así. Por esa razón desde los diferentes organismos nacionales e internacionales han hecho un llamamiento a la prudencia sobre su uso como suplemento alimenticio contra el COVID, ya que, si bien es admisible su acción positiva sobre el sistema inmune, no se le pueden otorgar por el momento propiedades concretas ante el coronavirus.

 

A continuación los alimentos que ayudan a proteger el sistema inmunitario.

 

Carne blanca :

Esta carne contiene mucha vitamina B-6, la cual juega un papel importante en muchas de las reacciones químicas que produce el organismo. Además, 100 gramos de esta nos aportan entre el 40-50% de la dosis diaria. Otros de sus beneficios son la producción de glóbulos rojos sanos y, en caso de hervir los huesos de esta carne, el caldo resultante contiene gelatina, condroitina y otros nutrientes beneficiosos para la salud e inmunidad de los intestinos.

 

Brócoli, kale, coliflor, repollo :

Aportan numerosos minerales y vitaminas, entre las que destacan la A, C y E, además de antioxidantes y fibra.

La mejor manera de obtener todos sus nutrientes es cocerlo lo mínimo posible o, mejor, tomarlo crudo.

 

Champiñones :

Son ricos en unas moléculas con azúcar que disparan la función inmune llamadas polisacáridos. Además, contienen selenio y vitaminas B riboflavina y niacina que se encargan de aumentar las defensas.

 

Cítricos :

Son claves para combatir infecciones, ya que gracias a la vitamina C producen glóbulos blancos, encargados de esto.

El cuerpo no produce esta vitamina, por lo que es preciso ingerir alimentos que la contengan todos los días; los hombres 90mg y las mujeres 75mg diarios, aproximadamente.

Limones, naranjas, pomelos o mandarinas son algunos de estos alimentos que contienen una alta cantidad.

 

Crustáceos y mariscos :

No es común pensar en estos alimentos para reforzar el sistema inmunológico, pero el cangrejo, los mejillones, las almejas y la langosta (en mayor cantidad esto), contienen zinc, básico para que las células que regulan el sistema inmune funcionen de la forma adecuada.

 

Cúrcuma :

Comúnmente utilizado para la elaboración del curry y que en muchas culturas se utiliza como antiinflamatorio.

 

Miel Cruda Orgánica sin pasteurizar :

También aumentan la capacidad del sistema inmune para combatir infecciones, favorecen la división celular y reparan el ADN, debido a que contienen antioxidantes (entre ellos flavonoides, fenoles, enzimas, ácidos orgánicos similares)  y minerales indispensable para el organismo (oro, plata, borio, molibdeno, etc entre otros) . Además, también contiene oligoelementos y vitaminas . Echa un vistazo a nuestra miel cruda ecológica española

➡️ pinchando aquí   ⬅️

 

Jengibre :

Combate inflamaciones, como las de garganta, y también es un paliativo contra las náuseas.

Su regusto picante se debe al gingerol, un pariente de la capsaicina (que es lo que provoca que determinados pimientos piquen), que reduce los dolores crónicos.

Puede ayudar a disminuir la inflamación, el dolor de garganta y las enfermedades inflamatorias, es rico en nutrientes como el potasio, niacina, fósforo y vitamina C.

 

Propóleos (o própolis)  :

Antiviral. Se utiliza también como prevención inmune. Es ampliamente utilizado para combatir catarros, resfriados, sinusitis, gripe e incluso asma bronquial. ... Alivia las cuerdas vocales. ... Combate gérmenes. ...Combate la gingivitis. ...

Combate enfermedades digestivas. ... Cura las yagas bucales. ...

Fortalece de gran manera el Sistema inmunologico.

Echa un vistazo a nuestra Tintura de Propóleos Ecológica Hidroalcohòlica en gotas ➡️ pinchando aquí ⬅️

 

Ostras :

Una ración de 100gr de este molusco provee el 190% de selenio diario, el 45% de hierro y el 20% de vitamina C, así como zinc y vitamina A, imprescindible para el buen funcionamiento del sistema de defensa. Además de 16g de proteína de alta calidad. Es importante recordar que un exceso de zinc puede inhibir las funciones del sistema inmunitario.

 

Pescado graso :

Estos pescados son ricos en los ácidos grasos Omega-3, que ayudan a combatir la artritis reumatoide, dolencia que ocurre cuando de manera inexplicable, el sistema inmune ataca a una parte sana del cuerpo. Además, aportan cantidades considerables de potasio, vitamina B y folato, recomendables para la salud en general.

Entre estos pescados se encuentran el salmón, el atún, los boquerones, las sardinas, la caballa…

 

Cómo cocinar los alimentos para que no pierdan sus propiedades :

 

Casi todas las frutas verduras y hortalizas contienen vitamina C, indispensable junto con la Vitamina D para reforzar nuestro sistema inmunitario.

Pero cuando cocinamos los vegetales sus nutrientes se alteran, por eso, es importante conocer que llevar las verduras a ebullición conlleva una pérdida importante de vitaminas y sustancias antioxidantes, que en algunos casos puede llegar a suponer el 90% de su pérdida. Esto ocurre por:

El calor, la oxidación, el remojo los degrada. Son nutrientes sensibles a las altas temperaturas y al calor prolongado (termolábiles), como las vitaminas C que es la más termolábil de todas las vitaminas (120ºC), B1, B6, el ácido fólico, algunos flavonoides, etc.

Los nutrientes se quedan en el agua. Se disuelven con facilidad (son hidrosolubles), se pueden escurrir en el lavado o perderse cuando hervimos el alimento. Eso también le ocurre a la vitamina C y a algunas del grupo B, y a compuestos fitoquímicos como los glucosinolatos de la col o el brócoli.

Son vitaminas que se destruyen con altas temperaturas de cocción o en cocciones que son prolongadas en el tiempo.

 

Por lo que, para el consumo habitual de vegetales frescos, hay que hervirlas muy poco para aprovechar de la mejor manera posible sus beneficios. Poco cocinados como puede ser al vapor, salteados, microonda 2-3 minutos, cocción rápida con poca agua e incluso crudos, es la mejor manera de preparar estos alimentos contribuyendo a una mayor conservación de esta vitamina.

 

Elimina estos alimentos si quieres un sistema inmunitario fuerte :

 

–  Bebidas gaseosas, refrescos y azucares modificados...

Escribir comentario

Comentarios: 0

Generador de Códigos QR Codes

Fonts Copyright © 1998 - 2022

Granja La Paz y sus licencias. Todos los derechos reservados.

Granja La Paz cumple con los estándares de fabricación y calidad más altos del mercado. 

Las imágenes son solo con fines ilustrativos y siguen siendo de propiedad intelectual del propietario.

La web de referencia de la miel cruda ecológica española.