· 

Varapalo del tribunal europeo a España por la mala gestión hídrica de Doñana...

La gestión hídrica de Doñana, sobre todo a través del Plan Hidrológico del Guadalquivir, es deficiente y pone en peligro los hábitats de este parque nacional. Así lo afirma el Tribunal de Justicia de la UE, que ha emitido un duro dictamen contra el Estado español y da la razón a las denuncias realizadas en su momento.

 

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha confirmado que España no ha tomado las medidas adecuadas para proteger las masas subterráneas de agua que alimentan el humedal de Doñana ni para evitar el deterioro de los hábitats protegidos.

 

El tribunal de Luxemburgo ha declarado el incumplimiento en virtud de las directivas del Agua y de Hábitats. En concreto, ha dictaminado que España «debería haber tenido en cuenta las extracciones de agua ilegales y las destinadas al abastecimiento urbano en la estimación de las extracciones de agua subterránea de la comarca de Doñana».

 

Además, apunta que España «no ha adoptado las medidas apropiadas para evitar alteraciones de los tipos de hábitats protegidos situados en ese Parque Nacional provocadas por las extracciones de agua subterránea», según ha informado el TUE.

 

El caso se remonta a 2009, cuando la Comisión Europea y el Parlamento Europeo recibieron varias quejas denunciando el deterioro de los hábitats del Espacio Natural Protegido de Doñana.

 

Bruselas abrió expediente a España en 2014 y cinco años más tarde elevó el asunto a la Justicia europea tras constatar que las autoridades nacionales no habían actuado para remediar los problemas identificados.

 

En su sentencia, los jueces europeos estiman parcialmente el recurso que interpuso el Ejecutivo comunitario y declara que España ha incumplido sus obligaciones en virtud de la directiva marco sobre el Agua en dos aspectos.

 

En primer lugar, declara que España, en el Plan Hidrológico del Guadalquivir para el periodo 2015-2021, no tuvo en cuenta ni las extracciones de agua ilegales ni aquellas destinadas al abastecimiento urbano para estimar todas las extracciones de agua subterránea de la comarca de Doñana.

 

Así, dicho plan «no contiene toda la información necesaria para determinar la repercusión de la actividad humana en las masas de agua subterránea de la comarca de Doñana».

 

En segundo lugar, el fallo denuncia que las medidas incluidas en ese plan hidrológico carecían de medidas «para evitar la alteración de los tipos de hábitats protegidos» de Doñana provocados precisamente por las extracciones de agua subterránea para abastecer el núcleo turístico de Matalascañas.

 

En este punto, el TUE explica que la Comisión Europea «ha demostrado suficientemente» la probabilidad de que estas extracciones de agua «hayan ocasionado alteraciones apreciables en los hábitats protegidos» y, por tanto, «debería haberse tenido en cuenta» en el Plan Hidrológico del Guadalquivir.

 

Por el contrario, el Tribunal de Justicia de la UE considera que Bruselas «no ha demostrado» que España haya incumplido su obligación de evitar el deterioro del estado de las masas de agua subterránea porque «no ha acreditado que las masas de agua que se encontraban ya en mal estado se hayan deteriorado aún más».

 

Además de los incumplimientos en relación a la directiva del Agua, el TUE declara también que España ha incumplido sus obligaciones derivadas de la directiva de Hábitats.

 

En concreto, señala que el país «no ha adoptado medidas apropiadas para evitar las alteraciones apreciables de los tipos de hábitats protegidos» situados en las zonas ‘Doñana’, ‘Doñana Norte y Oeste’ y ‘Dehesa del Estero y Montes de Moguer’.

 

El tribunal de Luxemburgo destaca que varios datos científicos confirman que «la sobreexplotación del acuífero de Doñana ha acarreado un descenso del nivel de las aguas subterráneas que ocasiona una alteración constante de las zonas protegidas del Espacio Natural protegido de Doñana».

 

Estos datos, continúan los jueces, confirman «que el deterioro de estos hábitats continúa y que su estado seguirá deteriorándose debido al descenso del nivel piezométrico del referido acuífero. Además, dictaminan que España no ha adoptado las medidas necesarias para poner fin a ese deterioro.

 

Peticiones de WWF :

 

Para el secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, “las autoridades han consentido el expolio y saqueo de Doñana y han cedido continuamente ante las presiones de la agricultura intensiva legal e ilegal”, lo que ha propiciado que Doñana se encuentre “en la situación más grave de su historia”.

 

WWF fue la entidad que presentó las denuncias ante la UE a raíz de las cuales se ha producido el actual pronunciamiento del tribunal comunitario.

 

Una vez conocida la sentencia del TJUE, la ONG exige al Gobierno y a la Junta que procedan al cierre “de todos los pozos y fincas ilegales al oeste de Doñana”, además de que pongan freno a la agricultura industrial que avanza por el noreste y aprueben un proyecto para la restauración ecológica de las marismas del parque.

 

También solicitan la recuperación de los montes públicos ocupados por la agricultura ilegal, la creación de una Oficina Técnica que se encargue del correcto desarrollo de las medidas, y que se garantice que los fondos europeos de recuperación no se destinen “para financiar nuevas infraestructuras hidráulicas que dañen Doñana.

 

La Justicia europea reprocha a España que no haya protegido Doñana del expolio de agua que padece. Los magistrados consideran que debería haber tenido en cuenta las extracciones de agua ilegales y las destinadas al abastecimiento urbano en la estimación de los bombeos de agua subterránea de la comarca de Doñana, afirma el Tribunal de Justicia de la UE en un fallo conocido este jueves. Además, establece de que no se han adoptado las medidas apropiadas para evitar las alteraciones de los tipos de hábitats protegidos situados en ese Parque Natural provocadas por las extracciones de agua subterránea.

En su sentencia dictada este jueves, el Tribunal de Justicia estima parcialmente el recurso de la Comisión, y declara que España ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de la directiva marco sobre el agua en dos aspectos: en primer lugar, España no tuvo en cuenta las extracciones de agua ilegales y las extracciones de agua para el abastecimiento urbano en la estimación de las extracciones de agua subterránea de la comarca de Doñana en el marco de la caracterización adicional del Plan Hidrológico del Guadalquivir 2015-2021.

 

En segundo lugar, España no previó, dentro del programa de medidas establecido en dicho Plan Hidrológico, ninguna medida para evitar la alteración de los tipos de hábitats protegidos situados en la zona protegida de Doñana provocada por las extracciones de agua subterránea para abastecer el núcleo turístico de Matalascañas (Huelva).

 

En cambio, el Tribunal de Justicia considera que la Comisión no ha demostrado que España haya incumplido su obligación de evitar el deterioro del estado de las masas de agua subterránea del Espacio Natural protegido de Doñana en el sentido de la Directiva marco sobre el agua. Concretamente, dice el Tribunal con sede en Luxemburgo, la Comisión Europea "no ha acreditado que las masas de agua subterránea del Espacio Natural protegido de Doñana que se encontraban ya en mal estado se hayan deteriorado aún más, suponiendo un incremento adicional del déficit ya existente y, por tanto, una mayor sobreexplotación en relación con la situación anterior".

 

Por otra parte, el Tribunal de Justicia declara también un incumplimiento de las obligaciones derivadas de la directiva sobre los hábitats, debido a que España no ha adoptado las medidas apropiadas para evitar las alteraciones apreciables de los tipos de hábitats protegidos situados en las zonas protegidas desde el 19 de julio de 2006 –Doñana, Doñana Norte y Oeste, y Dehesa del Estero y Montes de Moguer– provocadas por las extracciones de agua subterránea del Espacio Natural protegido de Doñana a partir de esa fecha.

 

La sentencia no conlleva una pena económica sino que conmina a España a cumplir con sus obligaciones, de acuedo a las leyes europeas, "a la mayor brevedad", aclaran fuentes del Tribunal. En caso de que no se adopten las medidas necesarias, la Comisión Europea –que fue la institución que llevó a España frente a los magistrados– podría solicitar a la Curia que impusiese una multa al estado español.

 

La sentencia ha llegado después de más de diez años desde que WWF interpusiera una denuncia en la Unión Europea. La Comisión Europea abrió un expediente de sanción contra España en 2014. A pesar del desarrollo de algunas medidas paliativas como el Plan de Ordenación de Regadíos de la Corona Forestal de Doñana (que ampara hasta 9.300 hectáreas) o la compra de la finca Los Mimbrales para anular la extracción anual de 6,8 hm3 de agua a la que tiene derecho ese terreno, Bruselas dio un segundo aviso en abril de 2016. Para enero de 2019, se agotaron los plazos y el Ejecutivo comunitario llevó el caso ante el Tribunal de Justicia Europeo, con sede en Luxemburgo.

 

Extraer de manera desmesurada el agua de los acuíferos durante años ha hecho que tres de las cinco masas subterráneas del entorno de Doñana estén calificadas como “en mal estado”. En julio de 2020, al Gobierno declaró sobreexplotados los depósitos de La Rocina, Marismas y Almonte que rodean el parque nacional. En el primero se ha estado usando el 86% del recurso de agua disponible, en el segundo un 106% y el tercero un 137% ya que los bombeos que se hacen en las zonas adyacentes a este tercer acuífero acaban chupando el agua de la masa Almonte que drena hasta los pozos de extracción más alejados. Por encima del 80% se considera que se llega al “mal estado cuantitativo”. Es decir, poca agua.  

 

Además del agua destinada al riego, las extracciones más localizadas para el abastecimiento urbano en la zona de Matalascañas también han provocado un deterioro “que no debe ignorarse”. Cinco pozos bombean líquido para satisfacer la demanda anual equivalente a 25.000 personas, aunque concentradas en los meses de verano. Estas extracciones están afectando al extremo Oeste del Complejo Lagunar de lagunas perdurares del Parque Nacional, “un auténtico oasis de agua dulce y ecosistemas asociados en el límite dunas-marismas, a escasa distancia de la costa”. Ilustra este impacto el Charco del Toro que ahora se inunda un 93% menos que la media entre 2000 y 2015. Otras lagunas que se encharcan la mitad o menos que durante ese periodo son el Taraje, Santa Olalla II, el Sapo o Hermanillos que ponen nombre propio al daño ambiental. 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Fonts Copyright © 1998 - 2021           

Granja La Paz y sus licencias. Todos los derechos reservados.

Granja La Paz cumple con los estándares de fabricación y calidad mas altos del mercado. 

Las imágenes son solo con fines ilustrativos y siguen siendo de propiedad intelectual del propietario.  

La web de referencia de la miel cruda ecológica española.



Generador de Códigos QR Codes