· 

¿Queremos evitar una nueva pandemia? También para la ciencia, el primer paso es preservar la biodiversidad ...

 

Sabemos lo importante que es preservar la biodiversidad y la riqueza del entorno natural en el que estamos inmersos: nuestra salud y el planeta están en juego. Sin embargo, los últimos estudios dan fe de una conexión directa entre la destrucción de la biodiversidad y la propagación de pandemias: cuanto mayor es la diversidad de especies en la naturaleza, mejores son nuestras condiciones de vida.

 

Cada vez más estudios dan fe de que las pandemias modernas (Ébola, SARS, Covid-19) son provocadas por el hombre. La pérdida de biodiversidad provocada por actividades humanas como la deforestación, la agricultura intensiva, el uso de la tierra parecería ser el hilo conductor de las emergencias sanitarias de los últimos años. Por tanto, para prevenir nuevas pandemias, es necesario prestar especial atención a la protección de la biodiversidad.

 

Felicia Keesing, profesora y autora del estudio que muestra la conexión entre la biodiversidad y la propagación de epidemias, intenta despejar el mito de que las áreas silvestres con altos niveles de biodiversidad representan hábitats particularmente adecuados para la propagación de enfermedades: según esta teoría, el más animales hay, se pueden encontrar más patógenos. En realidad, es todo lo contrario: la biodiversidad en sí no es una amenaza, al contrario, nos protege de las especies portadoras de patógenos y bacterias.

 

Las enfermedades zoonóticas (es decir, las transmitidas a los humanos por un animal) son causadas por patógenos que llegan a los humanos a través de otras especies. Un patógeno puede viajar de un huésped a otro a través de gotitas de saliva contenidas en el aliento o estornudos, a través de fluidos corporales, heces o con la picadura. La biodiversidad natural (y la pérdida de esta) puede afectar esta ruta de migración de una especie a otra y ayudar a romper la cadena que llevaría la bacteria al hombre.

 

¿Pero cómo?

 

Rick Ostfeld, coautor de la investigación, sostiene que las especies que prosperan en hábitats industrializados y degradados a menudo son "mejores" para albergar patógenos y transmitirlos a los humanos. Por el contrario, en ambientes poco afectados por el ser humano y con una mayor diversidad de especies animales, estos "reservorios de bacterias patógenas" son menos probables. Por tanto, la biodiversidad tendría un efecto protector. Los investigadores han demostrado que la biodiversidad innata puede reducir el riesgo de enfermedades infecciosas a través de un efecto debilitador: las especies pertenecientes a diferentes comunidades diluirían el impacto de las especies hospedadoras que prosperan cuando la diversidad disminuye, como ya se demostró para un número significativo de especies.

 

El impacto humano (uso de la tierra) se ha relacionado con el aumento de enfermedades infecciosas en humanos en muchos estudios. Cuando esto sucede, las especies más grandes y de vida más larga terminan desapareciendo, mientras que los organismos más pequeños tienden a proliferar. Se ha informado que los murciélagos, primates y roedores son las especies animales más capaces de transmitir enfermedades a los humanos.

 

"Si destruimos la biodiversidad", dice Rick Ostfeld, "terminamos favoreciendo las especies animales con la mayor tendencia a convertirse en vehículos de enfermedades, aumentando el riesgo de pandemias para los humanos".

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Fonts Copyright © 1998 - 2021           

Granja La Paz y sus licencias. Todos los derechos reservados.

Las imágenes son solo con fines ilustrativos y siguen siendo de propiedad intelectual del propietario.  




Generador de Códigos QR Codes