· 

Tomamos la mayoría de los polifenoles del café (y eso no es nada bueno)...

 

Según un estudio, la mayoría de los polifenoles que se toman diariamente provienen del café y no de las frutas y verduras (como se debería preferir).

Tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias y también podrían mantener los niveles de colesterol bajo control: a menudo se habla de los polifenoles y sus beneficios, y un poco menos de las fuentes de las que proceden.

Tanto es así que un estudio ha identificado una verdadera contradicción: en la dieta de muchas personas, la mayoría de los polifenoles que se toman diariamente provienen del café o del té y no de fuentes vegetales (como se debería preferir).

 

Un nuevo informe publicado en la edición de noviembre del Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics examinó las fuentes de polifenoles en la dieta de los adultos estadounidenses durante un período de diez años y descubrió que el adulto medio consume unos 884,1 mg de polifenoles por cada 1.000 calorías.

 

Parece una cantidad razonable, pero es de donde provienen esos compuestos lo que podría ser un problema.

 

El término polifenol se refiere a toda una clase de compuestos que se encuentran en las plantas. En investigaciones anteriores, se han relacionado con beneficios antioxidantes, antivirales y antiinflamatorios. En un estudio realizado en 2013 también se sugirió que la elevada ingesta de polifenoles en la dieta estaba vinculada al aumento de la longevidad.

 

El estudio :

Los investigadores encontraron que el 39,6% de la ingesta de polifenoles provenía del café, mientras que los granos representaban el 9,8%. El té representó el 7,6%.

 

Como se ha mencionado anteriormente, los polifenoles son un grupo de compuestos (los polifenoles más comunes en la naturaleza son los flavonoides, los taninos, las ligninas, las antraquinonas y las melaninas) que se originan en las plantas, lo que significa que es de esas porciones de frutas y verduras que comemos todos los días que debemos tomar polifenoles.

 

Pero hay un pero: "los resultados de este estudio sugieren que la ingesta de polifenoles es consistente con la baja ingesta de frutas, verduras y granos enteros en la población de los Estados Unidos", dice el informe, "y proporciona más evidencia de la necesidad de aumentar el consumo de estos grupos de alimentos".

 

Los polifenoles se toman, sí, pero de las fuentes equivocadas.

La encuesta se refiere a la dieta estándar americana, que a menudo equivale a unas pocas verduras, unos pocos granos y un exceso de proteínas, además de una cantidad increíblemente alta de azúcar añadida. Pero aunque nuestra dieta mediterránea pone más énfasis en el consumo de vegetales, proteínas magras, grasas saludables y granos enteros, el riesgo de encontrarnos con el mismo defecto que los americanos es un riesgo que también corremos nosotros, dadas las altas cantidades de café que consumimos.

 

¿Cuáles son las otras fuentes de polifenoles?

En resumen, en lugar de depender de nuestra bebida matutina favorita para tomar polifenoles, es mucho mejor enriquecer nuestra dieta con otros alimentos ricos en este nutriente.

 

En 2010 se publicó un estudio que identificó las 100 mejores fuentes dietéticas de polifenoles. Aquí hay una lista de algunos de estos alimentos:

 

Clavo de olor: 15.188 mg por 100 g.

Menta seca: 11.960 mg por 100 g

Harina de linaza: 1.528 mg por 100 g

Saúco negro: 1.359 mg por 100 g

Zarzamoras: 260 mg por 100 g

Fresas: 235 mg por 100 g

Frambuesas rojas: 215 mg por 100 g

Grosella negra: 758 mg por 100 g

Ciruelas: 377 mg por 100 g

Cerezas dulces: 274 mg por 100 g

Avellanas: 495 mg por 100 g

Nueces: 493 mg por 100 g

Alcachofas: 260 mg por 100 g

Cebollas rojas: 168 mg por 100 g

 

 

Así que el juego está hecho: ¡cargas tantas especias, bayas y nueces como puedas!

En cuanto a su inevitable taza de café, sólo considérelo una dosis extra de polifenoles.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0