· 

Despedirse con Amor: el sublime trabajo de la funeraria de mascotas...

 

Sin duda, es un tema muy amplio que no se puede abordar en un blog...

Todos sabemos que la muerte marca el fin de una vida...

 

A partir de ese momento del que absolutamente nadie puede certificar en un todo cómo es, y que muy pocos planean o desean, mientras el alma dicen que se eleva, las familias de los que ya no están empiezan a buscar el método a emplear para el “adiós definitivo” y qué hacer con ese cuerpo en descomposición.

Porque hay prácticas y ritos que muchas religiones imponen, o están aquellos otros que piden especificaciones sobre qué desean que se haga con sus cuerpos inertes.

 

Los pasos a seguir son muy variados y los cementerios de las distintas creencias siguen siendo una de las elecciones más escogidas. Pero entre esas otras prácticas, en los últimos años la cremación ha aumentado enormemente la cantidad de casos.

¿Y entonces qué pasa con el alma de ese ser que pereció?

¿Es acaso mejor que terminar bajo tierra?

 

 

El fuego…

Aunque no es tan habitual como el entierro.

La cremación ya había sido utilizada en el Neolítico, y también se observó como una práctica bárbara en el Antiguo Oriente Próximo, en tiempos de plagas.

En cambio, los babilonios embalsamaban a sus muertos y los persas zoroastrismo castigaban con pena capital a todo aquel que intentaba la cremación. En Europa las primeras cremaciones se registraron 2000 años a. C.

En tanto, el hinduismo en sus orígenes iba más allá: no solamente permitía la cremación sino que, además, lo prescribía. En la India se la considera desde entonces como la etapa formativa de la civilización védica.

 

En cambio, tanto en Grecia como en la Roma Antigua nunca permitieron la quema de sus muertos. E influenciada por el judaísmo (que la prohíbe), el cristianismo reprobó la cremación. Por eso, luego del siglo V d.C. había desaparecido de Europa y solamente se utilizaba al castigo de herejes o como una penalidad póstuma. Ante esas consideraciones, es presumible pensar que esos pueblos creían que después de la muerte, también existía un castigo más. Ya en el siglo pasado, en la Segunda Guerra Mundial los nazis cremaban a sus víctimas en cámaras de gas de los campos de concentración para hacer desaparecer cualquier vestigio. Y tras esa conflagración, se siguió utilizando como forma de castigo.

 

En Japón también se cremaron los cuerpos de los criminales de guerra ejecutados. Sin embargo, ya desde hace unos años y en la práctica, en especial en el llamado mundo occidental, la cremación ha dejado de ser una cuestión que provocará implicancias en la vida de los deudos, que buscaron en ese método el rechazo al entierro de los cadáveres de sus deudos. Incluso, conforme ha avanzado esta práctica, cada día más personas vivas solicita ser cremadas, a diferencia de quienes eligen ser enterrados.

 

¿Y el alma de esas personas?

 

 

 

¿El alma también se incinera?

 

   

Ese es el momento de la elevación o salida del espíritu, provocado por la muerte del cuerpo. Y reafirman que ese alma obviamente no es tangible, físico o material, y por eso ya no está en ese cuerpo que se pondrá en contacto con el fuego, como elemento material que sólo puede actuar sobre la materia y la sustancia que pertenezca al plano material.

 

Así afirman que el proceso de la cremación no molesta, ni daña ni afecta negativamente a ninguna parte del ser que no sea el cuerpo físico, que ya ha muerto mucho antes de la cremación. Por eso mismo, y porque quienes han elegido la forma de que se trate su cuerpo una vez que fallezcan se relaciona a la poca familia que les queda, o simplemente para no complicarse la vida a los deudos, eligen la incineración que, para los especialistas en necrologías y anatomías, es la mejor elección, incluso porque ofrece beneficios espirituales.

 

La dispersión de la ceniza ¿A qué se refieren?

Es que consideran que con el fuego en acción el cuerpo astral se disuelve muy rápidamente. Los resultados de la cremación en el alma del difunto se liberan en gran medida de cualquier atracción restante que puedan tener hacia la Tierra y las cuestiones del plano físico, que de otra manera podrían obstaculizar la primera parte del proceso posterior a la muerte. Asimismo, tras la cremación los especialistas agregan que esos restos cremados NO pueden ser desechados como dispersandose por los aires, en la tierra, enterrándose en un jardín, o tirando los restos al lecho de un río o mar contaminando a nuestro alrededor...

 

Gracias a un acuerdo exclusivo entre CRESMA, la empresa líder en el sector de la cremación, y la empresa ECOSISTEMA HACIENDA IBIZA, S.L. dedicada a servicios ambientales innovadores. En todas la islas de Baleares hay un impecable servicio de Funeraria de Animales. Este servicio está coordinado con los veterinarios y los particulares que lo necesiten.

 

El objetivo es proporcionar el pasaje de nuestros amados animales de la manera más respetuosa posible, acompañar su cuerpo a una transformación compatible con el ecosistema. LA cremación es el mejor método, además podemos recuperar las cenizas de nuestro compañero animal y honrar, según nuestras creencias, el Espíritu de quien nos acompañó con paciencia, ternura y amor, en los buenos y no tan buenos momentos; conservando su recuerdo y teniendo presente el aprendizaje primario que nuestros animales nos brindan en cada momento a los humanos : AMOR INCONDICIONAL.

 

La cremación, no solamente, es un acto de honrar a nuestros animales, también es una manera de respetar nuestra tierra y sus habitantes. Por cada cuerpo enterrado en lugares desconocidos, existe el riesgo de contaminar ríos de agua dulce que se encuentren cerca de la zona. Todos sabemos que el agua es un bien común muy importante para el ser humano. Las cenizas resultado de la cremación son un abono para plantas y cultivos, generando nueva vida.

 

Hoy en dia, la densidad de la comunidad humana y, consecuentemente de los animales que nos acompañan, necesita nuevas perspectivas para gestionar los cuerpos después de la muerte. El objetivo de la Funeraria de Animales Ibiza y Formentera sigue un estudio constante en dirección del bien común, aunque sea solo el famoso granito de arena.

 

El valor de este proyecto, desarrollado en Ibiza, es que ha sido creado y llevado adelante por personas que aman de verdad los animales y la naturaleza como base de vida.

 

 

 

Es un gran alivio pensar que nuestros animales, compañeros de vida que han representado tanto para nosotros, sean tratados con respeto y se honre su existencia, que se haga lo mejor posible para ellos en su despedida. La Muerte es un instante donde la separación entre materia y espíritu se hace realidad, si solo fuera un pensamiento para quien se queda en este plano terrestre, nos empeñamos en este pensamiento tan potente sea lo más positivo posible.

Ofrecer la oportunidad de pensar a la persona que sigue viviendo, que su animal ha tenido una despedida digna y compatible con el medio ambiente.

 

Roberto contesta también en su página facebook https://www.facebook.com/robycontaldo/

 

 

El servicio de Atención al Cliente de Roberto Contaldo está siempre a dispuesto a informarte sobre nuestros presupuestos sin compromiso.

 

Para cualquier duda que puedas tener, o a través del teléfono mediante llamada directa o Whatsapp.

 (Trabajamos en Ibiza y Baleares)

 

➡️ Pincha aquí para visitar la página web oficial ⬅️

 

📧  ➡️ O si lo prefieres puedes enviar un email pinchando aquí ⬅️

 

📲     (+34) 681298028  (también whatsapp)

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Christian R. (martes, 14 julio 2020 00:35)

    Gracias querido. Tu trabajo es maravilloso. Eres un ser humano de Luz. Te bendigo Roberto ���

  • #2

    Ana P. (martes, 14 julio 2020 00:38)

    Que Dios te bendiga Roberto. Tú trabajo es encantador. Eres bienvenido en la morada de Dios Todopoderoso. ��