· 

Cloroquina: la OMS retrocede y reanuda las pruebas del medicamento contra el Covid-19 ...

La cloroquina es un medicamento antipalúdico, que se ha utilizado durante algún tiempo contra el lupus y la artritis reumatoide. Cuando estalló la pandemia de Covid-19 en España y más allá, algunos médicos la aplicaron en el tratamiento del coronavirus.

 

Pero la semana pasada llegaron noticias que literalmente dejaron sin palabras a los partidarios del farmaco.

 

La prestigiosa revista Lancey ha publicado un estudio según el cual el uso de cloroquina podría ser peligroso debido a los efectos en el corazón, aumentando el riesgo de muerte.

 

La reacción de la OMS y AIFA :

La OMS, al leer el estudio, lo hizo propio y decidió suspender el medicamento, como lo hicieron todos los organismos reguladores.

 

El AIFA italiano, en una nota de adaptación, explicó que "nuevas pruebas clínicas relacionadas con el uso de hidroxicloroquina en sujetos con infección por SARS-CoV-2, aunque derivan de estudios observacionales o ensayos clínicos de calidad metodológica no alta, indican un mayor riesgo de reacciones adversas con poco o ningún beneficio ".

 

 

Marcha atrás de la OMS :

Ahora, sin embargo, todo ha cambiado. La investigación publicada por Lancet sobre los posibles efectos secundarios de la cloroquina, el estudio que llevó a la OMS y Aifa a bloquear su uso, podría tener "serias preguntas científicas" que hacen tambalear su contenido.

 

La revista médica, de hecho, se distanció del artículo al ordenar la apertura de una revisión interna por parte de sus autores. Y así, unas semanas después del anuncio sobre la suspensión de los ensayos clínicos, la OMS retrocedió, reanudando la experimentación de hidroxicloroquina para el tratamiento de Covid-19.

 

No faltaron las críticas :

El punto cero de la historia es la investigación publicada en Lancet que observó a 15 mil pacientes con Covid-19 que tomaron el medicamento, comparándolos con más de 81 mil pacientes que, sin embargo, no lo recibieron, llegando a conclusiones que con la cloroquina mueres más y corres el riesgo de complicaciones cardíacas.

 

Guardian Australia señaló que los datos publicados en la investigación no coinciden con los que posee el departamento de salud de la Universidad de Columbia, con críticas a las modalidades estadísticas.

 

Finalmente, 120 académicos que firmaron la carta abierta a Lancet plantearon preocupaciones metodológicas y de integridad de datos. Entre las críticas: "No han publicado su código y sus datos"; "No ha habido una revisión ética"; "No se mencionó a los países y hospitales que contribuyeron a la fuente de datos y no se hizo referencia a sus contribuciones".

 

Es legítimo, por lo tanto, que surjan algunas dudas:

¿el problema de la cloroquina es más político o médico?

 

 

Debemos tener en cuenta que Trump lo toma como una medida preventiva y reflexionamos sobre las palabras del Dr. Luigi Cavanna, jefe de oncología y padre del "Método Piacenza", quien lo administró a los pacientes que fue a visitar a su casa.

Solo el médico te hace pensar que la cloroquina es mucho menos costosa que otros medicamentos de alto precio.

¿Será una coincidencia?

 

Escribir comentario

Comentarios: 0