· 

Urticaria, sabañones... El Coronavirus Covid-19 también ataca a la piel

Una de las características de la Covid-19 es la gran variabilidad de síntomas que provoca. La fiebre, la tos y el dolor muscular son los signos más frecuentes asociados al contagio, pero hay muchos otros que también se relacionan con el patógeno.

Por ejemplo, su efecto también puede notarse en la piel. Así lo están constatando los dermatólogos, que aseguran que lesiones similares a la urticaria, el eritema multiforme o la perniosis (conocida popularmente como sabañones) también aparecen...

 

Un grupo internacional de científicos describió la manera en que el coronavirus se camufla para invadir el cuerpo humano sin ser detectado por el sistema inmunológico, lo que es un asunto determinante para el posible desarrollo de una vacuna.

 

 

Según un comunicado publicado este miércoles en el sitio web de la Universidad de Southampton (Reino Unido), los numerosos picos que tiene el SARS-CoV-2 para adherirse a las células humanas e infiltrarse en ellas están recubiertos de azúcares o glicanos, que camuflan la proteína del virus y de esta manera engañan a nuestro sistema inmunológico.

 

"Al cubrirse de azúcares, estos virus son como un lobo con piel de cordero", afirmó el líder del estudio, Max Crispin, profesor de la Universidad de Southampton.

 

Los investigadores lograron describir la estructura de dichos glicanos y mostrar la capacidad de acceso de la proteína del virus. "Uno de los hallazgos claves de nuestro estudio es que, a pesar de cuánta azúcar haya, este coronavirus no está tan altamente protegido como algunos otros virus", señaló Crispin.

 

 

"Otros virus como el VIH, que se quedan en un huésped, tienen que evadir el sistema inmunológico constantemente y tienen una capa realmente densa de glicanos como escudo para el sistema inmunológico", explicó el científico, añadiendo que "el menor blindaje" de azúcares del que dispone el coronavirus "puede reflejar que es un virus de 'atropello y fuga', que se mueve de una persona a otra".

 

A partir de esos datos, Crispin precisó que la menor densidad de glicanos "significa que hay menos obstáculos para que el sistema inmunológico neutraliza el virus con anticuerpos". "Este es un mensaje muy alentador para el desarrollo de una vacuna", afirmó.

 

Los resultados del estudio fueron publicados en el portal bioRxiv.

 

 

El número total de personas infectadas con coronavirus en el mundo ha superado los 1,5 millones, según los datos proporcionados por la Universidad Johns Hopkins. Entre tanto, la cifra de muertes es de 187.706 a nivel mundial.

Pero además de las consecuencias más graves, hay otras que pueden orientar a los especialistas médicos y ayudarles a detectar más fácilmente a los portadores del patógeno, sobre todo entre los asintomáticos. Una de las formas más sencillas es a través de la piel, que siempre en muchas ocasiones reacciona ante los ataques externos.

 

Por ello, un equipo de dermatólogos, encabezado por Cristina Galván, del Hospital Universitario de Móstoles (Madrid) ha puesto en marcha en tiempo récord un estudio a nivel nacional. Para Galván, las consecuencias del patógeno en la piel han pasado desapercibidas para la mayoría de los profesionales médicos y de los pacientes y es importante detectarlos porque son pacientes sin síntomas y pueden contagiar a las personas de su entorno. “En China e Italia se han detectado casos de coronavirus con lesiones en la piel asociadas y hay alguna publicación al respecto, pero hay muy poca documentación. Los dermatólogos estamos viendo muchas manifestaciones en la piel y tenemos que estudiar sin son verdaderamente causadas por el COVID-19 o por otros factores”. “La piel nos habla y sólo con verlo nos puede orientar sobre cual es la causa. Hemos detectado muchos casos de lesiones en los pies y las manos que se parecen a los sabañones -lesiones producidas por la exposición al frío- en gente joven y niños asintomáticos. Muchos de ellos, al hacerles la PCR han dado positivo. Pero también hemos observado casos que recuerdan a urticarias, erupciones generalizadas, lesiones de trombosis en la piel...", explica.

 

 

Por ello, Galván y dos dermatólogos más han logrado en tiempo récord que tanto la Agencia Española del Medicamento, como en el Registro Europeo, como el Comité ético y la Academia Española de Dermatología hayan avalado la puesta en marcha de un estudio a nivel nacional, en el que colaboran numerosos dermatólogos que aportan las observaciones de los casos que tratan y que los incluyen en el estudio siguiendo una serie de protocolos muy exigentes. “Tenemos que tratar de identificar que tipo de erupciones aparecen, si estas manifestaciones en la piel son provocados por el coronavirus, por los fármacos administrados o por la situación en la que vivimos. Hay que procurar demostrar cual es el origen, tratar de identificar las señales y si es posible cuáles se asocian un buen o un mal pronóstico”, añade.

 

Que Dios Todopoderoso nos bendiga, interceda por todos y tenga piedad de nosotros.

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0