· 

¿adicción al videojuego? Un trastorno mental que preocupa en este periodo de cuarentena cerrados en casa...

 

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el año pasado que añadiría la adicción a los videojuegos a su lista de trastornos mentales. 

Ahora ha confirmado su decisión: estar enganchado a los videojuegos es una enfermedad.

 

Ha sido en la 72ª Asamblea Mundial de la Salud celebrada en Ginebra donde a OMS ha certificado su decisión. La 11ª Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) incluye la adicción a los videojuegos en su lista de trastornos.

El tratamiento y las medidas de prevención serán efectivas el 1 de enero de 2022.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha actualizado su Clasificación Internacional de Enfermedades e incluye, por primera vez, trastornos como la adicción a los videojuegos y el ‘burnout‘ -síndrome del trabajador quemado- en esta lista, además de trasladar del apartado de Salud Mental al de Salud Sexual a la “incongruencia de género” -transgénero-.

 

¿Qué es una adicción?

 

Es importante separar la adicción de la conducta compulsiva, esta última se ha apoderado de las personas en los últimos años con la llegada de la tecnología móvil, es decir, los teléfonos inteligentes que se han convertido en una herramienta indispensable para muchas personas.

La manera en la que la persona revisa su teléfono de manera impulsiva y sin pensar es un ejemplo de lo que no es una adicción.

Para que un comportamiento se convierta en una adicción interviene forzosamente al factor del placer, es decir, que la sustancia u objeto droga provoque esta sensación en su sistema dopaminérgico, lo que provoca un sentido de recompensa al utilizarlo y se considera un trastorno mental.

 

¿Cuándo preocuparse?

 

Cuando la sustancia u objeto droga, en este caso los videojuegos, absorben poco a poco los recursos tanto económicos, como físicos o temporales causando un empobrecimiento general y la pérdida en el control de la propia vida y sus aspectos laborales, sociales, afectivos y de autocuidado por la necesidad latente de cubrir ese placer que no controlar la voluntad de parar. El paciente mantiene ocupada su mente y tiempo en la sustancia u objeto droga.

 

¿Pueden tener episodios agresivos?

 

Las personas con una adicción manejan un alto nivel de impulsividad, por lo cual pueden llegar a tener episodios agresivos cuando hay una interferencia entre él y el objeto droga.

 

¿Qué deben hacer?

 

Como primer recurso la familia puede hacer una intervención para hacer consciente al paciente de su adicción y acepte el problema para tratarlo de manera profesional. En caso de no responder a la intervención, será necesario buscar un tratamiento integral que puede ser el recurso del internamiento o la rehabilitación.

 

¿Estos pacientes pueden requerir medicación?

 

Yo como psicoanalista no puedo medicar, pero un psiquiatra por supuesto que puede, ya que el paciente puede llegar a padecer episodios psicóticos o crisis de ansiedad y en ocasiones como consecuencia vienen empobrecimiento de las capacidades cognitivas o daños neurológicos importantes.

 

¿Cómo se puede ayudar al paciente desde el punto de vista del psicoanalista?

 

Se puede trabajar desde un punto de vista realista y teniendo en mente que el tratamiento para la rehabilitación es integral y deben colaborar diversos especialistas y grupos de apoyo.

 

¿Cómo es que los videojuegos han jugado un nuevo papel en las adicciones?

 

En esta época se ha utilizado a la tecnología para tratar de eliminar las distancias, como ejemplo, hay grupos de amigos que se reúnen mediante la plataforma de un videojuego en línea “en tiempo real”.

En ocasiones las personas tienden a buscar un refugio en la tecnología y a estas realidades alternas, el hecho de llegar a la adicción es parte de un entorno multifactorial social en el que se reúne el acceso a vastas cantidades de información, lo que provoca pérdida de las relaciones personales.

En la actualidad no sólo los niños están propensos a desarrollar una adicción por los videojuegos, sino también los adultos que a través del videojuego buscan un refuerzo positivo.

 

¿Por qué los jóvenes buscan los videojuegos?

La mayor parte de los adolescentes y jóvenes que son afines a los videojuegos suelen tener problemas o conflictos que no han podido resolver en la vida real y el videojuego les da una oportunidad de resolver esos problemas o fantasías y así lidiar con la ansiedad que el problema le representa.

 

¿Cuánto puede tardar en curarse un paciente adicto?

 

No existe un lapso en que los pacientes adictos puedan curarse, esto dependerá del grado de adicción que presente el paciente, del apoyo familiar y de los tipos de tratamiento o de especialistas que requiera, estos pueden ser los psiquiatras, psicólogos, rehabilitación, terapias sociales y/o grupales.

Síntomas :

 

Entre los síntomas de la adicción a los videojuegos destacan los siguientes :

 

1. Aislamiento social

La adicción a los videojuegos potencia el aislamiento social, que se traduce en la pérdida de contacto con amigos y familiares. A su vez, el aislamiento social puede ser una de las causas que lleve a la adicción a los videojuegos, ya que estos pueden ser tanto el entretenimiento solitario con el que emplear el tiempo obteniendo placer a cambio, como un medio con el que interactuar indirectamente con otras personas (en el caso de los juegos online).

 

2. Empeoramiento del rendimiento académico :

El tiempo dedicado a jugar hace que no se invierta tiempo y esfuerzo en estudiar, lo cual repercute en el rendimiento académico y retrasa el aprendizaje de las competencias y habilidades que se impulsan a través de la educación.

 

3. Uno de las partidas de videojuegos como conducta compensatoria :

El uso de los juegos puede ser un recurso para canalizar el estrés y la ansiedad derivados de otros problemas del día a día, como el hecho de vivir en una familia desestructurada o el sufrimiento de maltrato en casa o bullying en la escuela.

 

4. Pérdida de la noción del tiempo :

La adicción a los videojuegos hace que se pierda el control de la gestión del tiempo, de modo que la capacidad para saber las horas que han pasado durante las partidas empeora y se pierde de vista el hecho de que esto retrasa otras actividades.

 

5. Dolores y enfermedades posturales :

El hecho de pasar muchas horas seguidas jugando a videojuegos frente al televisor o al ordenador puede llevar a desarrollar problemas óseos, de articulaciones o de circulación, especialmente en la espalda, los muslos y las manos.

 

6. Estallidos de ira ante limitaciones para jugar :

Cuando ciertas situaciones hacen que la partida termine o se vea entorpecida, esto genera un nivel de frustración que puede derivar en estallidos de ira o incluso en agresiones físicas contra otras personas, así como en golpes contra partes del inmueble u objetos.

 

¿Qué nos hace estar enganchados a la pantalla?

Es cierto que la mayoría de los videojuegos están diseñados para ser usados durante partidas relativamente largas, o bien para ofrecer la posibilidad de jugar varias partidas seguidas con muy poco tiempo de demora.

Por ejemplo, aquellos que ofrecen experiencias inmersivas, como The elder Scrolls V: Skyrim, es posible que la partida dure toda la tarde, mientras que en otros, como Hotline Miami, cada partida dura entre varios segundos hasta unos pocos minutos, aunque entre una y otra hay que esperar menos de un par de segundos de carga.

 

Por otro lado, las mecánicas de la mayoría de videojuegos se centran en dar recompensas por progresar y superar pruebas. Por ejemplo, batir ciertas marcas o superar ciertos enemigos nos permite acceder a nuevas zonas que explorar o a modos de juego que no habíamos desbloqueado. Esto, sumado a una curva de dificultad ascendente (es cada vez más complicado avanzar, per a la vez aprendemos más y más acerca de cómo superar los desafíos del juego) hace que todo gire alrededor del condicionamiento operante.

 

Normalmente podemos desconectar de este hábito, pero en otros casos las ganas de recibir más recompensas nos llevan a querer jugar más y más a las opciones que nos ofrecen estos juegos, sin dedicar tiempo a pensar en otras cosas.

 

Por otro lado, la adicción a los videojuegos, al igual que muchas otras formas de dependencia a hábitos, nos lleva a caer en una dinámica que nos atrapa y que, con el tiempo, hace empeorar las perspectivas de salir de esa trampa. Esto es así porque a medida que interiorizamos la importancia de echar partidas a los videojuegos, los pensamientos recurrentes vinculados a esa actividad se hacen cada vez más frecuente, y todo nos hace recordar esas partidas o imaginar lo bien que lo podríamos estar pasando si estuviésemos frente a la pantalla.

 

Tratamiento de la adicción a los videojuegos :

Más allá de la intervención psicológica conducida por profesionales, que es la opción recomendada cuando la adicción a los videojuegos es muy intensa, hay otras medidas que pueden ayudar a combatir esta tendencia hacia el abuso de las partidas a juegos de ordenador o videoconsola. Las principales son las siguientes.

 

1. Impedir la compra de más juegos.

El hecho de no poder acceder a más juegos durante un tiempo indefinido hace que la cantidad de recompensas y nuevos estímulos a los que se opta se vea limitada, de modo que jugar todo el rato a lo mismo sea una experiencia tediosa.

 

2. Invitar a realizar otros pasatiempos.

Ocupar el tiempo en otras actividades ayuda a romper con el ciclo del juego, ya que presenta otras rutinas y pensamientos estimulantes.

 

3. Limitar el tiempo.

Es preferible dejar jugar durante un tiempo limitado a cortar en seco la posibilidad de seguir jugando, ya que lo segundo produce tal hostilidad que la situación es vista como un enfrentamiento directo en el que todo vale con tal de saltarse la norma.

 

Es evidente que es una realidad clínica,

y no hace falta que la OMS lo declare como trastorno mental. 

 

"Estar enganchado" no se refiere solamente al juego de azar o videojuego, sino que también el alcohol, los cigarrillos, las drogas, la masturbacion complusiva, etc. sono otras realidades que nos indican un mal hábito que se transforma en grave problema de salud.

Estos problemas, muchas veces, se cargan en todo el ámbito familiar con consecuencias catastróficas.

 

 Debemos reconocer que hay desafíos por delante y que sentimos una gran responsabilidad por crear espacios saludables donde poder rezar, estar en contacto con la Madre Naturaleza y practicar disciplinas para reconectar con nuestro Espíritu.

 

Que Dios Todopoderoso nos bendiga e interceda por todos.   🙏

 

Escribir comentario

Comentarios: 0