· 

Triptófano, el aminoácido de la felicidad y bienestar...

 

El triptófano es un aminoácido necesario para el crecimiento normal en los bebés y para el equilibrio de nitrógeno en los adultos. Es un aminoácido esencial. Esto significa que el cuerpo no lo puede producir, por lo que se debe obtener de la alimentación.

 

El cuerpo utiliza el triptófano para ayudar a producir la niacina (vitamina b3), melatonina y el neurotransmisor serotonina. Esta última se cree que produce un sueño saludable, regulación del placer y un estado de ánimo estable.

 

Ayuda a la producción de la serotonina que evita la depresión, el mal humor y la inestabilidad emocional.

 

Con el fin de que el triptófano en la dieta se convierta en niacina, el cuerpo necesita tener suficiente:

 

  • Hierro
  • Riboflavina
  • Vitamina B-6

Los principales alimentos en los que se encuentra son :

  • Cacao
  • Alga espirulina
  • Dátiles
  • Aguacate
  • Calabaza
  • Carne vacuna
  • Pollo
  • Pescado
  • Pipas de Calabaza
  • Queso estilo cottage
  • Huevo
  • Leche
  • Amaranto
  • Almendras
  • Cereales integrales

Las personas que no consuman estos alimentos tienen mayor riesgo de deficiencia

de triptófano, lo mismo que quienes experimentan altos niveles de estrés.

 

Al actuar sobre el estrés nos puede ayudar "de rebote" a controlar los niveles de insulina, ya que esta hormona acusa, en gran manera, el estado de nuestro sistema nervioso.

Sirve en casos de agresividad debido a tensión nerviosa por ansiedad.

Ayuda a la formación de vitamina B3 o Niacina. De hecho, con cada 60 miligramos de triptófano en la dieta, nuestro cuerpo elabora 1 mg de niacina.

 

Es muy importante tomarlo media hora antes de los alimentos o fuera de las comidas ya que si no, actúa como simple aminoácido o proteína, pero no efectúa su función beneficiosa sobre el sistema nervioso.

 

 

 

El efecto tranquilizante de la serotonina actúa como un ansiolítico.

El triptófano es muy útil en problemas de obesidad donde el componente ansioso sea muy importante (por ejemplo en bulimias).

El triptófano contribuye a que la serotonina controle el apetito evitando así la típica ansiedad por la comida, sobre todo en aquellas personas que no pueden dejar de comer todo el día.

 

 

Con cierta frecuencia se producen situaciones (épocas de sobrecarga emocional por estrés, problemas familiares, exceso de trabajo, etc.) que generan un desequilibrio entre el triptófano que necesitamos y el que ingerimos (errores nutricionales). Si hay poco triptófano, falta serotonina. Y si nos falta serotonina, llega el bajón anímico.

Estamos apáticos, negativos…

 

 

 

Para lograr recuperar el ánimo puede resultar útil un plus de triptófano durante una temporada, hasta notar que volvemos a tener esa fuerza interior que siempre nos ha movido y que ahora estamos echando en falta.

 

Con o sin triptófano, para mi solo Dios Todopoderoso te llena de felicidad.

Un feliz dia a todos.  🙏

 

Escribir comentario

Comentarios: 0